Historia

En sus inicios el lugar había servido como convento a las religiosas de Santa María de Gracia, después fue destinado a cementerio y después continuo como la Plaza Venegas. Fue en 1888 cuando José María Gómez se encargo de la ejecución de la obra del primer mercado de Guadalajara. Su construcción terminó en 1891. Luego de ser asesinado el Gobernador Corona, por acuerdo del Ayuntamiento se le dio el nombre de “Mercado Corona”. En 1910 sufrió un incendio que prácticamente lo destruyo en su interior. Después, en 1963 se reconstruyó a manos de Julio de la Peña y el Arquitecto Jorge Güitrón.